¿Existe relación entre la microbiota intestinal, la dieta y la salud mental?

Nuestro intestino cuenta con una enorme población de bacterias y otros microorganismos que cumplen funciones muy diversas y son esenciales para el correcto funcionamiento del organismo. Es lo que conocemos como microbiota intestinal. Estos microorganismos están implicados en procesos muy variados, como la absorción de nutrientes, la digestión y el metabolismo o la defensa frente a las infecciones. Y, por si esto fuera poco, se ha descubierto incluso que la microbiota participa de forma indirecta en la regulación del sistema nervioso1,2.

Muchas enfermedades crónicas se han relacionado con problemas o deficiencias de la microbiota. Estas alteraciones pueden producir problemas metabólicos o enfermedades inflamatorias, y también pueden contribuir en el desarrollo de trastornos psiquiátricos1,2.

¿Cómo influye la microbiota en nuestro cerebro en la salud mental?

Durante la última década, múltiples estudios han revelado que existe una comunicación bidireccional entre la microbiota intestinal y el sistema nervioso, una conexión que se conoce como eje microbiota-intestino-cerebro1,2.

Por un lado, el intestino presenta muchas terminaciones nerviosas que permiten regular la secreción de jugos y el ritmo intestinal2. Las situaciones de estrés pueden influir en estos procesos. Esto se refleja en trastornos como el síndrome de colon irritable, en el que el estrés psicológico se asocia con el empeoramiento de molestias digestivas2,3Por otro lado, se ha descubierto que algunas alteraciones en la microbiota permiten la entrada a nuestro organismo de sustancias que no están presentes en la sangre de forma natural. Esto puede favorecer procesos de inflamación que se asocian con muchas patologías, incluyendo algunos trastornos psiquiátricos4,5.

Evidentemente, las causas de estos trastornos engloban muchos factores, que van más allá de la microbiota. Sin embargo, en algunos problemas inflamatorios asociados con trastornos como la depresión, se han observado cambios en la microbiota que podrían jugar un papel importante5En los últimos años, algunos estudios han mostrado incluso que existen diferencias entre la composición de la microbiota de las personas con depresión y las personas sanas. En concreto, en personas con depresión se observaron cambios en el funcionamiento del intestino, exceso de sustancias inflamatorias en la sangre y una menor cantidad de algunos tipos concretos de bacterias, como los lactobacilos o las bifidobacterias2,4,6,7La manera exacta en la que estos cambios pueden influir en problemas de salud mental está aún por determinar, pero la estrecha conexión entre la microbiota, el sistema nervioso y el sistema inmune parece jugar un papel fundamental1,2.

Algunos estudios sugieren que la microbiota puede influir indirectamente en la producción de neurotransmisores, las moléculas que actúan como mensajeros del sistema nervioso2Es el caso, por ejemplo, del glutamato, la dopamina o la serotonina, que intervienen en la regulación de nuestro estado de ánimo y algunos procesos cognitivos2. Curiosamente, los antidepresivos han demostrado también efectos antinflamatorios y antimicrobianos que podrían jugar un papel en sus beneficios8.

Relación entre la microbiota y la alimentación

En diferentes estudios se ha podido comprobar que nuestra dieta es un factor fundamental para el correcto equilibrio y mantenimiento de las bacterias del intestino9,10.

Una alimentación variada y equilibrada contribuye a tener una microbiota saludable. La dieta Mediterránea, por ejemplo, rica en frutas, verduras o legumbres y aceite de oliva, y con un consumo moderado de carne, favorece un adecuado perfil de nuestra microbiota. Esta dieta ayuda a proteger al cerebro de procesos inflamatorios, que a la larga podrían afectar negativamente a la salud mental9,11El consumo de alimentos ricos en fibra también es muy importante. La fibra, al no digerirse en el estómago ni el intestino, puede ser utilizada como alimento por la microbiota, en un proceso conocido como fermentación bacteriana12,13 Por lo contrario, dietas de mala calidad, como las dietas occidentales (con exceso de carne roja, grasas saturadas, cereales refinados y baja en frutas y verduras), se relacionan con una peor salud mental10Además, el ejercicio físico, que proporciona claros beneficios sobre la salud mental y la salud en general14, ha demostrado contribuir al buen equilibrio de la microbiota intestinal, independientemente de la dieta15,16.

Probióticos y prebióticos: ¿pueden resultar beneficiosos para la salud mental?

Los probióticos son alimentos o suplementos ricos en microorganismos que ayudan a mantener un correcto equilibrio microbiano. Es el caso, por ejemplo, del yogur, el kéfir o el chucrut. No deben confundirse con los prebióticos, que son alimentos (generalmente muy ricos en fibra) como la avena, los cereales integrales o la fruta, que actúan como nutrientes de la microbiota intestinal y también contribuyen de forma decisiva a su buen equilibro12.

Los estudios sugieren que el consumo de algunos probióticos puede reducir los síntomas depresivos en personas adultas. Los beneficios de los probióticos se han descrito especialmente en personas con depresión ya tratadas con antidepresivos y que mantienen aún síntomas residuales17. Los probióticos podrían ser beneficiosos a la hora de reducir los niveles de estrés o de conseguir un equilibrio adecuado en los niveles de serotonina18. Los efectos de los prebióticos no han sido tan contrastados y requieren más estudios17,18 pero, en general, el mantenimiento de una dieta saludable se ha asociado con una menor incidencia de depresión19.

¿Cómo podemos cuidar la microbiota?

A la hora de cuidar la salud y el buen estado de nuestra microbiota es importante seguir una dieta balanceada, rica en probióticos y prebióticos, reducir en la medida de lo posible los niveles de estrés, así como practicar ejercicio físico con regularidad1,2,15,20.

REFERENCIAS

  1. Álvarez J, Fernández Real JM, Guarner F, et al. Gut microbes and health. Gastroenterol Hepatol. 2021;44(7):519-35.
  2. Mohajeri MH, La Fata G, Steinert RE, et al. Relationship between the gut microbiome and brain function. Nutr Rev. 2018;76(7):481-96.
  3. Qin HY, Cheng CW, Tang XD, et al. Impact of psychological stress on irritable bowel syndrome. World J Gastroenterol. 2014;20(39):14126-31.
  4. Caso JR, MacDowell KS, González-Pinto A, et al. Gut microbiota, innate immune pathways, and inflammatory control mechanisms in patients with major depressive disorder. Transl Psychiatry. 2021;11(1):645.
  5. Wohleb ES, Franklin T, Iwata M, et al. Integrating neuroimmune systems in the neurobiology of depression. Nat Rev Neurosci. 2016;17(8):497-511.
  6. Zheng P, Zeng B, Zhou C, et al. Gut microbiome remodeling induces depressive-like behaviors through a pathway mediated by the host's metabolism. Mol Psychiatry. 2016;21(6):786-96.
  7. Aizawa E, Tsuji H, Asahara T, et al. Possible association of Bifidobacterium and Lactobacillus in the gut microbiota of patients with major depressive disorder. J Affect Disord. 2016;202:254-7.
  8. Macedo D, Filho A, Soares de Sousa CN, et al. Antidepressants, antimicrobials or both? Gut microbiota dysbiosis in depression and possible implications of the antimicrobial effects of antidepressant drugs for antidepressant effectiveness. J Affect Disord. 2017;208:22-32.
  9. Marx W, Lane M, Hockey M, et al. Diet and depression: exploring the biological mechanisms of action. Mol Psychiatry. 2021;26(1):134-50.
  10. Jacka FN, Pasco JA, Mykletun A, et al. Association of Western and traditional diets with depression and anxiety in women. Am J Psychiatry. 2010;167(3):305-11.
  11. De Filippis F, Pellegrini N, Vannini L, et al. High-level adherence to a Mediterranean diet beneficially impacts the gut microbiota and associated metabolome. Gut. 2016;65(11):1812-21.
  12. Mayo Clinic. ¿Qué son los probióticos y los prebióticos? Fecha de acceso: sept 2021. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/consumer-health/expert-answers/probiotics/faq-20058065.
  13. Corzo N, Alonso JL, Azpiroz F, et al. Prebióticos; concepto, propiedades y efectos beneficiosos. Nutrición Hospitalaria. 2015;31(1):99-118.
  14. Posadzki P, Pieper D, Bajpai R, et al. Exercise/physical activity and health outcomes: an overview of Cochrane systematic reviews. BMC Public Health. 2020;20(1):1724.
  15. Monda V, Villano I, Messina A, et al. Exercise Modifies the Gut Microbiota with Positive Health Effects. Oxid Med Cell Longev. 2017;2017:3831972.
  16. Dorelli B, Gallè F, De Vito C, et al. Can Physical Activity Influence Human Gut Microbiota Composition Independently of Diet? A Systematic Review. Nutrients. 2021;13(6).
  17. Liu RT, Walsh RFL, Sheehan AE. Prebiotics and probiotics for depression and anxiety: A systematic review and meta-analysis of controlled clinical trials. Neurosci Biobehav Rev. 2019;102:13-23.
  18. Chudzik A, Orzyłowska A, Rola R, et al. Probiotics, Prebiotics and Postbiotics on Mitigation of Depression Symptoms: Modulation of the Brain-Gut-Microbiome Axis. Biomolecules. 2021;11(7).
  19. Molendijk M, Molero P, Ortuño Sánchez-Pedreño F, et al. Diet quality and depression risk: A systematic review and dose-response meta-analysis of prospective studies. J Affect Disord. 2018;226:346-54.
  20. Gianfredi V, Blandi L, Cacitti S, et al. Depression and Objectively Measured Physical Activity: A Systematic Review and Meta-Analysis. Int J Environ Res Public Health. 2020;17(10).

PP-PRQ-ES-0390 junio/2022